Como cada año la fiesta mas importante de los riojanos vuelve a latir. Entre los dias 18 y 21 de febrero de 2011 la fiesta de “La chaya” se prepara para albergar a propios y ajenos para el carnaval. Harina, albahaca y una conjuncion de carnavales de barrio son el marco para esta gran fiesta.

La misma contara con la presencia de una grilla de artistas locales y nacionales que convocaran a todos en el Estadio del Centro “San Nicolás de Bari”hoy totalmente renovado con tribunas populares y una zona de ranchos y plateas.

Los artistas que actuarán son los siguientes:

Viernes 18

– El Chaqueño Palavecino

– Sergio Galleguillo

– Abel Pintos

– Amboe

– Alazanes

 

Sábado 19

– Auténticos Decadentes

– Soledad

– Los Manseros Santiagueños

– Los 4 de Córdoba

– Gualicho

– Leonardo Miranda

 

Domingo 20

– Luciano Pereyra

– Vilma Palma

– Facundo Toro

– Nacho y Daniel Campos

– Maite

 

Lunes 21

– Los Nocheros

– Los Tekis

– Coplanacu

– Canto 4

– Diableros de Oran

– Sergio Galleguillo

 

¿Que significa la chaya?

La Chaya es la fiesta ancestral por antonomasia de la provincia de La Rioja. “La fiesta de los tres días”, una gran fiesta de amistad y de alegría, de compartir y dejar a un lado todas las penas.

Cuenta la historia que los primeros españoles llegados a estas tierras se encontraron con una fiesta singular de agua y danza que celebraban los diaguitas festejando la finalización de las cosechas, aunque en La Rioja de hoy esté muy ligada al Carnaval de febrero.

Como toda celebración de orígenes indígenas, “La Chaya” tiene su historia. Se dice que cuando llegaron los  primeros colonizadores a las provincias que hoy conforman el noroeste del país, se encontraron  con diferentes pueblos aborígenes, entre ellos los Diaguitas.

Esta cultura estaba inmersa en una profunda religión natural, y sus creencias  giraban alrededor de  pequeñas divinidades inspiradas en  la naturaleza. Las celebraciones religiosas eran ritos acompañados de invocaciones para cada ocasión. La Chaya es uno de estos rituales que consistía en el festejo de la cosecha. Pero para los Diaguitas, la Pachamama, muchas veces se cobraba el precio de sus favores con la desaparición misteriosa de algún joven en la montaña.

El mito de “La Chaya”, la diosa de la lluvia y el rocío, deriva de esta creencia. Una antigua leyenda indígena cuenta que, en la tribu había una joven muy hermosa que estaba perdidamente enamorada del semi-dios llamado Pujllay.

Un día, llevada por la desilusión y la pena de este amor contrariado, desapareció en la cumbre de la montaña y se convirtió en una nube. Una nube que cada año vuelve para alegrar la tierra y la tribu y se posa en forma de rocío en los pétalos de la flor de cardón.

Por ello, la celebración de la cosecha  se denominó Chaya – agua de rocío-. Pero su personaje central es el Pujllay, devenido de príncipe indio en forma de muñeco de trapo de tamaño natural. Después de días de celebraciones, el Domingo de Cenizas se realiza la quema del muñeco, hecho que simboliza lo que el príncipe generó cuando desilusionado por no haber correspondido a la Chaya, se dedicó a la borrachera y murió quemado en el fogón de una fiesta.

Fuente: Dpto de prensa del festival